El proceso de germinar semillas de marihuana es el primer paso en la vida de nuestras plantas, el nacimiento de nuestro cultivo. Hacerlo correctamentes es de vital importancia para asegurar un sano crecimiento en el futuro. 

Este proceso es probablemente el más delicado y en donde se cometen más errores entre los cultivadores, incluso en algunos con más experiencia. Además, el fracaso en el proceso de germinar semillas de marihuana, o la muerte de la plántula que nace de ella, es tanto una pérdida de tiempo como de dinero. 

Si nos preocupamos tanto de encontrar la genética correcta, feminizada, automática, regular, sativa o indica, debemos asegurarnos de que la germinación se realice de manera correcta, es la manera de garantizar esa inversión. En este post repasamos los métodos más usados, los pros y contras de cada uno, y cómo realizarlos correctamente, ordenados del más simple al más complejo.

Qué debo saber antes de empezar a germinar semillas de marihuana

El objetivo principal de la germinación de nuestra semilla de marihuana es que crezca la radícula, la cual es la primera raíz que aparece directamente de la semilla. Esto se logra dejando la semilla en un medio húmedo y a temperaturas cálidas entre 25° y 28°C, ojalá no inferiores a 20°C.

radicula de semilla de marihuana

​La radícula es muy delicada y tiene pelos microscópicos que no se ven a simple vista, pero es importante no tocarlos ni exponerlos a luz fuerte o al sol. 

La radícula debe encontrar un lugar donde empezar a extraer nutrientes y comenzar a crecer.

Después de la radícula, aparecerán las dos primeras “hojas” de nuestra planta, llamadas cotiledones, los cuales se caracterizan por su borde liso y redondeado. Los cotiledones dan paso a nuestras primeras dos hojas de bordes aserrados característicos de la marihuana. Cuando llegamos a esta etapa podemos decir que la germinación fue un éxito

Si tienes la posibilidad de medir y controlar la acidez y electroconductividad del agua que usarás para germinar, esta tiene que tener una EC inferior a 1, y un pH entre 5,5 y 6. 

Algunos cultivadores agregan unas gotas de agua oxigenada al agua, para aumentar el oxígeno en la misma y por su efecto antiséptico. Cuidado con excederse si ocupas esta técnica. 

Ahora, repasemos cada método en detalle.

1) Directamente en el sustrato

proceso de germinación de semilla de marihuana

Ya sea en tierra o en un sustrato comprado (recomendamos lo segundo), el método para germinar semillas de marihuana más ancestral y usado en la historia de casi cualquier tipo de cultivo consiste en colocar la semilla directamente en el medio donde crecerá.

Paso a paso

 Las raíces comenzarán a crecer rápida y directamente en el sustrato donde vivirán todo el proceso, con bajo nivel de estrés. Esto resulta simple y nos evita trabajos posteriores.

Primero la tierra o sustrato debe ser molido y aireado. Mientras menos compacto esté el sustrato las raíces tendrán más libertad para crecer, tener contacto con agua y conseguir nutrientes. Debes humedecer bastante la tierra antes de colocar la semilla de marihuana, pero evitando que se forme un charco o que la maceta esté escurriendo mucha agua por su parte inferior. 

Luego debes hacer un orificio en el lugar a colocar la semilla, el cual debe tener entre 0.5 y 1 centímetro de profundidad. Colocamos la semilla y la cubres con sustrato sin compactar o apretar. La idea es fomentar que el crecimiento sea lo menos obstruido posible.

Debemos mantener vigilado el sustrato, monitoreando la aparición de la plántula, y preocupándonos de que el sustrato nunca esté seco. La humedad de la tierra es muy importante en esta etapa. La sequedad puede matar a nuestra pequeña. Para lograr controlar este factor, podemos usar un Propagador, el cual mantiene un ambiente húmedo, tanto en tierra como aire, herramienta ideal para germinar semillas de marihuana.

semilla de marihuana germinando

Beneficios del método

Es bastante simple, no requiere practica y funciona bien la mayoría de las veces. 

Al ser totalmente natural, evita que la semilla pase por procesos de estrés. También nos ahorra la necesidad de realizar trasplantes posteriores, cuidando tanto las raíces como la parte superior de nuestras plantas.

Contras del método

Al estar cubierto de tierra o sustrato, no podemos asegurarnos de que la semilla de marihuana germinó correctamente, y debemos esperar una semana o más para saber si todo salió bien. Esto puede significar una pérdida de tiempo en caso de fracaso.

una mano agarrando un sustrato listo para utilizar en cultivo

2) Jiffy o pastillas de turba

jiffy con una plantula recién germinada

Las pastillas de turba, conocidas normalmente como Jiffy por su nombre comercial, consisten en una cantidad pequeña de material orgánico en proceso de descomposición (turba), compactado en forma de pastilla en tamaños que van desde los 22 a los 44 milímetros. Originalmente diseñados para enraizar esquejes, los Jiffys son ampliamente usados como un complemento para germinar semillas de marihuana. Ésto debido a su facilidad de uso y a que la turba es un excelente medio para el crecimiento temprano de las raíces.

Paso a paso

El Jiffy tiene una parte superior y una inferior, la superior es reconocible por una pequeña hendidura en el centro. El disco debe ser remojado en agua, donde aumentará considerablemente su tamaño. Debes remojar hasta que la tela que contiene la turba quede estirada por los lados (la parte superior e inferior siempre tendrá dobleces). Recuerda, si puedes medir y regular el pH del agua, intenta que este varíe entre 5.5 y 6. Luego retira el Jiffys y escurre el agua hasta que deje de gotear, perfora con un lápiz o varita un orificio de 1 a 2 centímetros, y coloca la semilla idealmente con la punta hacia arriba

Este proceso puedes realizarlo en una Esquejera, que trae todo lo necesarios para asegurar el éxito en la germinación de tus semillas de marihuana

Mantén el Jiffy con la semilla en un lugar húmedo, y procura nuevamente que nunca esté seco. Cuando haya pasado una semana, la plántula se asome y/o estén creciendo las primeras hojas aserradas, el Jiffy ya estará en condiciones de ser trasplantado.
Para ello solo debes colocarlo en una maceta con sustrato, y procurar cubrir todo con sustrato hasta la altura del tallo. Debe quedar húmedo. 

Nota: Si bien está diseñada para permitir el paso de las raíces, algunos cultivadores quitan la tela blanca que cubre el Jiffy al momento de trasplantar para evitar que obstruyan el crecimiento. Esto debe hacerse con extremo cuidado de no desarmar el bloque de turba ni dañar las raíces.

semilla en un jiffy

Beneficios del método

Método fácil y casi completamente seguro. Las raíces crecen inicialmente en turba que fomenta su crecimiento. Si bien hay que comprarlos, los Jiffy son bastante económicos. Protegen las raíces. Son compatibles con técnicas de cultivo avanzadas como la hidroponía. Es un método artificial, pero muy parecido al natural. 

Contras del método

Al igual que al plantar directo en la tierra, no se puede estar seguro del éxito hasta que se asoma la plántula, debido a que la semilla está cubierta. Algunos cultivadores plantean que la tela que cubre el Jiffy obstruye el paso de las raíces, retirar la tela es un proceso delicado y potencialmente peligroso para las raíces. 

plantula de marihuana en jiffy

3) Germinando en papel de cocina

semillas de marihuana germinando en una servilleta

El favorito de la casa, y el más recomendado para germinar semillas de marihuana. Este método es un poco más elaborado y delicado, pero tiene los mejores resultados si se ejecuta de manera correcta. Nos permite ver el crecimiento de la radícula y monitorear todo el proceso.

Se puede realizar fácilmente en la casa con materiales de cocina y solo necesita que estemos atentos.

Paso a paso

Para llevar a cabo el proceso debemos tener papel de cocina (conocida como toalla Nova en Chile), un tupper o caja hermética de alimentos que se pueda cerrar, y si es posible, un rociador de agua.

Primero debemos colocar dos cuadrados de papel cocina dentro del tupper limpio. Luego debemos colocar las semillas, a lo menos a 3 o 4 centímetros de distancia entre cada una. Si estás germinando distintas genéticas de marihuana, recuerda dejar una marca para recordar cual corresponde a cada semilla.
Una vez colocadas las semillas, debes rociar las toallas con agua, haciendo énfasis en las semillas. Si no tienes rociador o aspersor, puedes mojarlas con cuidado con una cuchara, lo importante es que quede mojada homogéneamente, pero sin charcos, y sin gotear si levantamos las toallas. 

Después cubrimos las semillas con otras dos toallas de papel cocina, y volvemos a aplicar agua para que todas las toallas estén húmedas. Recuerda evitar los charcos. 

Con cuidado debemos dejar nuestra caja en un lugar cálido y oscuro. Muchos cultivadores cubren la caja con una bolsa o género para evitar que llegue luz a la radícula, y la colocan sobre un aparato eléctrico como un router o arriba de un refrigerador (afuera y en la parte de atrás, donde pasa calor, por favor no congelar nada). Esto nos asegura una temperatura óptima.

Debemos revisar nuestras semillas cada 12 horas, destapando la caja para cambiar el aire. La radícula puede comenzar a aparecer el primer día, o 5 días después. Si después de una semana la semilla de marihuana no ha germinado, probablemente ya no lo hará.

Cuando la radícula de la semilla germinada tiene 1 cm de largo, esta ya puede ser colocada en el sustrato. Para ello, debes tomar la semilla desde la “cabeza” sin apretar fuerte y núnca desde la radícula, con cuidado de no golpearla. Coloca la semilla germinada con la radícula hacia abajo, en una perforación hecha en el sustrato de manera tal que la cabeza de la semilla quede entre 0.5 y 1 cm de profundidad, y la radícula hacia abajo. 

Luego cubre con sustrato o tierra y riega sin dejar charcos.

germinar semillas de marihuana

Beneficios del método

Nos permite controlar todo el proceso de germinación de semillas de marihuana, viendo el éxito en cada paso. En caso de fracaso, lo sabremos rápidamente.
Muchos bancos de semillas ofrecen garantía de germinación de sus semillas de marihuana si demuestras que realizaste este proceso de manera correcta. Te recomendamos registrar todo con fotos o videos para respaldar tu trabajo bien hecho, o para que te indiquen los posibles errores.

Es un método de germinación con un altísimo nivel de éxito. Prácticamente todas las semillas sanas germinan bien si se realiza de manera correcta.

Se realiza con materiales que disponemos normalmente en la casa.

Contras del método

Requiere ser delicado y cuidadoso. Hay que controlar el proceso constantemente. Es más complejos que los métodos mencionados anteriormente. Expone la radícula, lo cual puede ser fatal si no se trata con cuidado. 

semillas germinadas

Otros métodos para germinar semillas de marihuana

Existen otros métodos para germinar semillas de marihuana, con medios como la lana de roca o la fibra de coco. Estos son más específicos y se usan para cultivos hidropónicos o con control acucioso de nutrientes. Te recomendamos partir por lo básico y luego ir avanzando en técnicas más avanzadas. Recuerda que siempre puedes consultar a nuestros expertos de Notorious, quienes encantados te ayudarán con cualquier duda. Ahora ¡ A germinar semillas de marihuana !

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of