manicura de un cogollo de marihuana

¿Cómo cosechar cogollos de marihuana? La cosechamanicura, secado, curado y conservación de tú marihuana son el último esfuerzo que tiene que realizar todo cultivador. Es por esto que es muy importante contestar esta pregunta antes de empezar esta lindo etapa.

Después de un largo proceso de cultivo y una feliz cosecha de nuestra plantita de cannabis, vienen pasos que muchas veces no son muy tomados en cuenta, pero que son importantes para conseguir marihuana de calidad para fumar. 

En muchas ocasiones la ansiedad nos gana y por apurar el proceso o probar antes nuestra cosecha, se cometen errores que fácilmente se pueden evitar.

Repasemos cada paso, y veamos cómo cosechar cogollos de marihuana de manera correcta.

Antes de empezar

cosecha de una planta de marihuana

El momento de la cosecha y manicura es cuando las plantas de marihuana emiten harto olor. Recuerda llevar a cabo todo el proceso en un lugar ventilado sin vecinos o cerca de tu kit indoor completo con el extractor encendido conectado al filtro de carbono. De esta manera no llamamos la atención de personas inescrupulosas y no molestamos a nadie. Nuestra nariz puede acostumbrarse al olor, pero créenos, el aroma de los terpenos lo invade todo.

Preocúpate de tener listas tus tijeras, que idealmente deben ser de a lo menos dos tipos. Las punta alargada nos ayudan a alcanzar y cortar las hojas y los peciolos. Las tijeras de punta fina son aún más precisas, indicadas para los cortes más finos, especialmente útiles al momento de quitar hojas cercanas a los cogollos.

cogollo sin manicura

Cómo cosechar cogollos de marihuana

Esta es una etapa muy feliz, pero puede ser algo tediosa y siempre es muy delicada. Consiste en retirar todas las hojas para dejar los cogollos limpios y listos para el proceso de secado.

Debes ser cuidadoso y manipular los cogollos lo menos posible, sin manosear, golpear o agitarlos innecesariamente. Así evitamos que pierdan tricomas, los cuales conservan el sabor y los cannabinoides que tanto nos gusta sentir al fumar.

La manicura debe realizarse de abajo hacia arriba en el sentido de crecimiento de la planta. 

Al cosechar cogollos de marihuana, separa la planta en ramas que puedas manipular fácilmente. Cada una de estas ramas debe ser sujetada desde su parte más gruesa para ser manicurada

Comienza cortando las hojas más gruesas desde su origen en el tallo con tu tijera de punta alargada. Ésto te ayudará a dejar expuestas las hojas más pequeñas las cuales puedes cortar más fácilmente con tus tijeras punta fina.

Cuántas hojas quitar

Cuando estás cortando las hojas grandes, no cabe ninguna duda: debes quitarlas todas y guardarlas para cocinar o lo que quieras hacer con ellas. 

Pero cuando se trata de manicurar las hojas más pequeñas que salen de los cogollos, puede haber más de una respuesta correcta. Estos son los criterios.

cogollo manicurado

La manicura clásica (y la más usada) consiste en cortar las hojas a ras del cogollo de marihuana. El criterio consiste en eliminar toda la hoja y ramas (restos de pecíolos) que sobresalen del cogollo.

Ojo, las hojas pequeñas que salen de los cogollos suelen tener una buena concentración de tricomas, visibles a simple vista. Esto las hace útiles para hacer hachís, Bubble hash, o ser usadas para cocinar con resultados más potentes que con la hoja tradicional. Recomendamos guardarlas por separado.

El segundo tipo de manicura es la conocida como holandesa. Consiste en quitar la mayor cantidad de hojas posibles, introduciendo tus tijeras de punta fina al interior del cogollo, sacando todas las hojas desde la parte más interna que se pueda alcanzar. Con esto se consigue un secado más rápido debido a la menor cantidad de materia orgánica, y también una mejor presentación. Su nombre proviene de su uso en los coffeeshops de Holanda, donde se utilizaba para conseguir sacar sus cosechas rápidamente al mercado debido al secado express.

El tercer tipo de manicurado es enfocado en la conservación. Consiste en quitar sólo las hojas grandes, dejando las hojas pequeñas como protección del cogollo contra el roce y la luz que degrada los tricomas. 

Esta técnica es recomendada para grandes cosechas, sobre todo de carácter anual, las cuales son guardadas por mucho tiempo y pueden tener golpes o mucho roce. Es importante tener en cuenta que esta técnica requiere un ambiente seco para su conservación, pues al tener mayor cantidad de materia orgánica, la humedad puede propiciar la aparición de hongos y estropear nuestra cosecha. Tampoco es recomendado en variedades indicas con cogollos muy apretados y densos, las cuales son más susceptibles a la aparición de hongos.

como secar cogollos de marihuana

Secado de marihuana

Consiste en retirar el 75% de la humedad que nuestras plantas traen dentro. A diferencia de lo que se cree normalmente, el secado es mejor si toma más tiempo. Si apuramos o forzamos este proceso nuestra marihuana perderá calidad. Un secado correcto debe realizarse en un ambiente fresco, seco, oscuro y con al menos un poco de ventilación.

Lo ideal es mantener una temperatura no superior a los 20°C, con un humedad cercana al 50%. Con esto aseguramos un secado de entre 2 y 3 semanas que es lo correcto.

Si al doblar las ramas estas se quiebran, el secado ya está listo, si sólo se dobla, es necesario más tiempo. Evita esperar a que los cogollos queden quebradizos, es indicador de que secaste más de la cuenta.

Puedes usar mallas de secado, que facilitan el proceso y aseguran un buen resultado. Si no tienes una, sugerimos colgar los cogollos verticalmente, sin que estos se aplasten unos con otros. Evita el contacto en esta etapa. 

Puedes aprovechar tu kit indoor para realizar el secado en su interior, usando el extractor y un filtro de carbono para evitar que salga mucho olor. Créenos, habrá mucho olor a marihuana en esa habitación.

Curado de cogollos

El curado es la última etapa antes de que la marihuana esté lista para su consumo (si, por fin la última). Consiste en quitar la humedad restante en los cogollos de manera controlada, logrando aumentar los olores y sabores de nuestra marihuana, reduciendo el picor al fumar.

proceso de curado de marihuana

Para esto podemos usar frascos de vidrio, donde introduciremos cuidadosamente nuestra marihuana a la cual le habremos quitado previamente las ramas que quedaron del secado.

Procura que los cogollos no estén aplastados entre ellos. Los frascos deben cerrar herméticamente, y debes abrirlos durante 10 minutos dos veces al día. Digamos, en la mañana y en la noche. Si sólo lo haces una vez al día, la dejas abierta por 15 o 20 minutos.

El curado dura al menos 2 semanas, por lo general es de entre 3 hasta 5 semanas. 

Durante el proceso veremos como las ramitas crujientes vuelven a estar blandas. Esto es correcto, pues buscamos que la humedad que se encontraba atrapada dentro de la materia vegetal está saliendo al exterior.
Cuando las ramas dejan de estar blandas nuevamente, y escuchamos cómo crujen y se quiebran al doblarlas, significa que el proceso de curado está listo.

¡Si, por fin tu hermosa marihuana está lista para fumar!

Toma en cuenta que si extiendes el curado por mucho tiempo, digamos 8 semanas o más, el THC comienza a degradarse en una molécula llamada CBN, el cual es un cannabinoide de uso medicinal. Esto hace que tu marihuana sea más relajante y produzca un efecto cada vez más narcótico, por lo que se recomienda para usuarios medicinales reacios al THC, y debe ser evitado por los que quiere un efecto más lúdico y “sativo”.

Conservación de la marihuana

Para conservar la calidad durante el tiempo, recomendamos guardar tu marihuana en frascos de vidrio o cerámica, y necesariamente en un lugar fresco, seco, y alejado de la luz pues esta destruye el THC. También puedes usar envases herméticos tipo Tightvac, que son muy efectivos y cómodos. Lo importante es mantener temperaturas frescas, estables, y con una humedad ideal en torno al 55-60%.

Recuerda que en Notorious puedes encontrar todos los productos necesarios para estas etapas tan importantes de nuestro cultivo, y nunca olvides que si tienes cualquier pregunta puedes contactar a nuestros expertos que encantados te guiarán y resolverán todas tus dudas. Ahora (por fin) ¡A cosechar cogollos de marihuana!