hombre fumando marihuana

La has escuchado, las has visto o la has sufrido. La pálida por marihuana por siempre será el principal monstruo con el que los fumetas tendrán que enfrentarse durante sus vidas.

Si eres un fumador habitual, es muy probable que ya hayas sufrido este fenómeno rodeado de anécdotas y mitos. En este post repasamos sus causas, síntomas, y cómo enfrentarla de mejor manera.

Primero lo primero ¿Qué es la pálida?

Podemos definir como pálida a un conjunto de síntomas de malestar que se manifiestan después de haber fumado marihuana.

Éstos pueden variar en tipo y en intensidad, dependiendo de la persona, su estado de alimentación, hidratación, cansancio y la cantidad de marihuana consumida.

hombre en pálida por marihuana

Una pálida por marihuana puede incluir uno o más de los siguientes síntomas:

  • Paranoia, ansiedad
  • Sudoración fría, escalofríos
  • Palidez (labios morados)
  • Taquicardia o pulso acelerado
  • Mareo
  • Náuseas
  • Debilidad y pesadez corporal
  • Disociación con la realidad (cuestionamiento), miedo

En términos técnicos, la principal causa de estos malestares es la hipoglucemia, que consiste en una baja de azúcar en la sangre.

Debido a que la marihuana no es 100% legal y no se ha estudiado en profundidad, se desconoce cuál de los componentes del cannabis es el culpable de causar la hipoglucemia, pero se sospecha que se relaciona con el THC.

Sin perjuicio de lo anterior, sí existe una relación estrecha entre el sistema endocannabinoide y los niveles de azúcar en nuestra sangre.

En resumen, la pálida por cannabis es muy parecido a una intensa fatiga por falta de comida.

hombre tomando agua para prevenir pálida por marihuana

Que debo hacer para enfrentar una pálida

Ya sea si tu estas viviendo una pálida por marihuana, o si estás ayudando a alguien que la sufre, lo más importante siempre es mantener la calma.

Nadie nunca en la historia registrada ha muerto a causa directa de una sobredosis de marihuana.

La marihuana no es letal, y en el 99% de los casos las consecuencias no son más que mucho sueño por un día, o un ligero dolor de cabeza.

Enfrentar una pálida se trata principalmente de hacer más llevadera la experiencia, acortar su duración y evitar riesgos asociados. 

Lo primero es siempre calmar a la persona. Esto implica llevarla a un lugar tranquilo, idealmente con pocas personas, pero con alguien conocido que acompañe al afectado, de manera que se sienta apoyado y reconfortado. Mantén a nuestra víctima acostada.

Si tiene náuseas, debe estar tendida de lado por eventuales vómitos.

Para recuperar el nivel de azúcar, se sugiere el consumo de cosas dulces, como un chocolate (probablemente la mejor opción), un bizcocho, o alguna fruta.

También es bueno beber a lo menos uno o dos vasos de agua. 

Esto ayuda por una parte a recuperar el nivel de azúcar en la sangre, y por otra, fomentar el flujo sanguíneo y regular la presión arterial. 

Ojo no nos excedamos con la comida. Las posibilidades de vómito son reales, y aumentan si nuestro guerrero caído se come una olla de tallarines.

El principal peligro

El principal peligro, especialmente en pálidas extremas, es el vómito.

Nadie ha muerto por exceso de marihuana, pero muchas personas han perecido ahogadas en su propio vómito. 

Es por esto que insistimos en que la persona descanse de lado, con la cabeza en posición horizontal. Si ves que hay arcadas o intenciones de vomitar, ayuda al afectado. Se una buena compañía y preocupate de que todos los fluidos caigan afuera y no vuelvan hacia los pulmones. Es una tarea poco grata, pero noble.

alimentos para prevenir una pálida por marihuana.

Cómo evitar la pálida por marihuana

Si bien no existe una fórmula infalible, pues la pálida es caprichosa y puede llegar en momentos inesperados, si hay maneras de reducir el riesgo de una pálida.

Antes de consumir marihuana, es bueno estar hidratado, y sobre todo, bien alimentado.

Si nuestro metabolismo está activo y bien nutrido, es menos probable caer en esta desgracia.

Por otra parte, considera que el consumo de cannabis vía alimentos es más difícil de dosificar. Si comes, por ejemplo, una galleta de marihuana, no sabrás qué tan fuerte te pegó hasta que ya es demasiado tarde.

Esto se diferencia al consumo respiratorio (como fumar un caño), en donde es más fácil controlar qué tan volado quieres estar. 

Te invitamos a ser responsable en tu consumo, y cuidar tus dosis, sobre todo si tienes poca experiencia en el mundo cannábico. 

Puedes consultar en nuestra web o con nuestros expertos de Notorious sobre la potencia y concentración de THC en las distintas variedades de cannabis disponibles en el mercado. Un vuelo es mejor si es informado. ¡Evita caer en pálida por marihuana!

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of