Curar marihuana en agua

Curar marihuana con agua: un curado más rápido

¿No quieres esperar tres semanas para el curado de tus cogollos de marihuana? Fíjate que existe otro método: el curado con agua. Sí, leíste bien: se puede curar cogollos con agua, incluso es más rápido, aunque presente también algunas desventajas.

Ya está, después de semanas de cultivo, cortaste tus benditos cogollos. Solo te faltan dos etapas antes de poder saborearlos: ¡el secado y el curado! Cuidado con subestimar la importancia de estos últimos pasos, ya que tendrá impacto en la calidad final de la hierba.

En esta ocasión, te proponemos realizar el curado con agua directamente después de cosechar tu marihuana, es decir antes de secarla. Si no, tendrías que secarla dos veces (antes y después de curarla con agua), por lo que finalmente el proceso no sería más rápido que el tradicional secado y curado con aire. 

¿Por qué es importante el curado?

Usualmente, para curar la marihuana, se guarda dentro de frascos de vidrio con cierre hermético, durante al menos tres semanas en un lugar fresco, seco y oscuro. De esta manera, los cogollos terminan de secarse de forma pareja y permitimos que sus terpenos maduren y que se activen los cannabinoides.

Finalmente, el curado, es la última etapa que permite mejorar el sabor y la potencia de esta hierba. Además, al degradar clorofila, azúcares, insecticidas u otras moléculas, suaviza el humo y hace que no te raspe la garganta cuando vayas a probar tu marihuana. 

Ventajas y desventajas del curado con agua 

Básicamente, curar el cannabis con agua ayuda a descomponer sustancias indeseadas para obtener un humo más suave y placentero. Lo que cambia, es que en lugar de esperar semanas que el oxígeno las descomponga, el contacto directo con el agua las extrae de las flores en un par de días.

Sin embargo, tenemos que tomar en cuenta que pese a ser un método mucho más rápido, el curado al agua tiene una desventaja importante: perderás el verdadero sabor de tu hierba, ya que los terpenos son solubles en agua. Por otra parte, el olor de tus pitos pasará más desapercibido, lo que puede ser una ventaja para algunos consumidores.

Así es, si bien al THC y el CBD no les gusta el agua y se disuelven solamente en materia grasa, los terpenos funcionan de otra manera. Estas moléculas, responsables de la multitud de aromas y olores de la marihuana, sí se disuelven en agua.

Si eres un alquimista cannábico, debes conocer la regla del intercambio equivalente (si no, te recomendamos ver el anime Full Metal Alchemist). En definitiva, si quieres un curado rápido, debes estar listo para sacrificar algo preciado: el intenso sabor de tus cogollos. 

Ahora bien, si no es algo que te importe tanto, que estás muy ansioso para fumar o que quieres conseguir un humo más suave y discreto, el método del curado con agua está hecho para ti. Así que presta atención a las siguientes indicaciones.

Curado con agua: Paso a paso

Curar con agua es bastante simple: solo necesitas un frasco de vidrio, adaptado a la cantidad de cogollo que vayas a curar, un poco de agua limpia y un poquito de paciencia también. Porque si bien el proceso es más rápido que el curado tradicional, tampoco es mágico ni te permite fumar instantáneamente después de cosechar. 

  1. Lo primero que hacer después de cortar tus cogollos, es manicurarlos, es decir recortar las hojitas que sobresalen de cada flor, las cuales puedes conservar para hacer mantequilla de cannabis, entre otras cosas ricas.
  1. Una vez que los cogollos estén manicurados, los puedes introducir en el frasco de vidrio y cubrirlos con agua limpia a temperatura ambiente.
  1. Esta agua se cambia todos los días durante 5–7 días, para seguir absorbiendo los fitoquímicos no deseados. También puedes aprovechar el cambio de agua para agitar suavemente el frasco y ayudar las moléculas a desprenderse. 
  1. Una vez pasada una semanita, es momento de recuperar los cogollos y ponerlos a secar. Los puedes filtrar con un colador, antes de extenderlos sobre una rejilla de secado, para que se evapore completamente el agua.
  1. Esta última etapa corresponde al clásico e indispensable secado, que sea con curado al aire o curado al agua. Normalmente, se requieren al menos 10 días para obtener cogollos secos y fumables. Pero tu paciencia te asegurará unas fumadas suaves y un humo de olor suave. 

Conclusiones

Curar marihuana con agua es posible, y te hará ganar aproximadamente dos semanas respecto del proceso de secado y curado tradicional. En efecto, este último se demora entre 20 y 30 días, mientras el curado con agua requiere solo una semana.

Sin embargo, hemos visto que este método tiene repercusiones en el sabor y el olor del cannabis, al arrastrar los terpenos de la planta cuando la sumergimos en agua durante varios días. Entonces, ¿vale la pena?

Eso, lo decides tú, ahora que conoces esta técnica y sabes cómo realizarla. En Notorious, preferimos curar nuestra hierba de manera tradicional, para saborearla como se debe y porque creemos que la paciencia es la virtud de las y los cultivadores. Ahora bien, nunca está demás recurrir a nuevas formas de hacer las cosas. 

¿Qué opinas sobre esta técnica de curado? No dudes en compartir tu experiencia si la has probado. Mientras tanto, ¡buenos humos!

Comments (0)

Product added to wishlist